OSTEOPOROSIS:6 Causas,Síntomas y Tratamiento

OSTEOPOROSIS:6 Causas,Síntomas y Tratamiento

¿Que es la osteoporosis y porque se produce?

La osteoporosis es una enfermedad degenerativa de los huesos que causa pérdida de masa ósea y tejido óseo. A lo largo de la vida, el hueso viejo se elimina de su cuerpo a través de un proceso llamado reabsorción.

Sin embargo, llega un momento en que su cuerpo ya no puede mantenerse al día con la cantidad de hueso que pierde. La mayoría de las personas alcanzan la «masa ósea máxima» a la edad de 20 años, y luego el cuerpo lentamente comienza a perder más hueso del que crea.

En la mayoría de los casos, los hombres desarrollan más hueso durante su vida que las mujeres, lo que hace que las mujeres sean más susceptibles a la osteoporosis.

La osteoporosis se produce una vez que los huesos alcanzan un punto donde son frágiles, más débiles y fáciles de romper. Hay pocos síntomas de la enfermedad, por lo que la rotura fácil de un hueso puede ser el primer signo.

La osteoporosis es una de las principales razones por las que el alojamiento para personas mayores es peligroso. Si los huesos se vuelven más fáciles de romper, también se vuelven mucho más difíciles de curar, porque no se crea suficiente hueso para curar la fractura.

Los huesos más largos necesitan más tiempo para sanar, especialmente las caderas y las piernas, por lo que las personas mayores tienen que permanecer más tiempo en el hospital. Se ha demostrado que las admisiones más largas tienen una tasa de mortalidad más alta.

Estos están relacionados con el aumento de las complicaciones mientras está en el hospital, ya que el peligro de desarrollar más problemas aumenta cuanto más tiempo permanezca. Incluso puede llegar a un punto en el que los huesos ya no son capaces de sanar por completo, lo que causa problemas con la rutina diaria normal para el resto de su vida.

Síntomas osteoporosis

En las primeras etapas de la enfermedad, los síntomas osteoporosis no se manifiesta. Pero a medida que los huesos se ven más afectados por la osteoporosis, aparecen signos específicos que no deben descuidarse.

Caída en altura: Los pacientes que sufren de osteoporosis experimentan una disminución significativa en la densidad ósea, lo que puede hacer que disminuyan en altura a medida que avanza la enfermedad.

Cambio de postura: Debido a la reestructuración ósea causada por la pérdida de densidad ósea, y la postura corporal pueden registrar cambios.
Dolor de espalda: El dolor de espalda también puede aparecer como unas síntomas osteoporosis.

Fracturas óseas: La baja densidad ósea, específica para la osteoporosis, puede causar fracturas óseas frecuentes. Esta es una señal de alarma y no debe ser descuidada ni por los médicos ni por los pacientes. Los pacientes de edad avanzada se ven particularmente afectados por fracturas óseas frecuentes debido a la osteoporosis.

Tipos de osteoporosis

Existen dos tipos de osteoporosis, dependiendo de la edad a la que se produce, los factores que la causan y la sostienen, así como la forma de manifestación de la enfermedad y la causada por el envejecimiento fisiológico, llamada primaria, y la secundaria, que es el efecto de algunas otras afecciones.

¿Que es la osteoporosis y porque se produce?

Osteoporosis primaria – es la que se produce en las mujeres después de la menopausia (en los hombres, después de la andropausia). Es seis veces más común en las mujeres que en los hombres.

La pérdida de la estructura ósea a través de una mayor reabsorción ósea está muy probablemente relacionada con la deficiencia de estrógeno en las mujeres y la deficiencia de testosterona en los hombres.

Las personas que sufren de este tipo de osteoporosis tienen un alto riesgo de fracturas de la columna vertebral y la muñeca.

La osteoporosis primaria está asociada con el proceso natural de envejecimiento. El estrógeno y la progesterona son dos hormonas que desempeñan un papel importante en la regulación de la densidad ósea.

El estrógeno controla los osteoclastos (células que eliminan las estructuras óseas viejas), mientras que la progesterona influye en la actividad de los osteoblastos (células con la formación de nuevas estructuras óseas). A medida que envejecemos, el nivel de estas hormonas en el cuerpo disminuye.


La osteoporosis primaria de tipo II, también llamada osteoporosis senil, es causada por una deficiencia de calcio a largo plazo. Esta forma de la enfermedad está asociada con la hiperactividad de las glándulas paratiroides. Instalada, esta forma de osteoporosis aumenta el riesgo de fracturas de cadera.

La osteoporosis secundaria se desarrolla en el contexto del sufrimiento médico y de los fármacos que intervienen en los procesos de remodelación ósea. La disminución de la densidad ósea se produce debido al desequilibrio entre la producción de hueso nuevo y la velocidad a la que se pierde el hueso viejo.

Este hecho ocurre cuando se produce un desequilibrio de las hormonas de las glándulas paratiroides. La osteoporosis secundaria es común entre los pacientes que sufren de diabetes.

El uso a largo plazo de medicamentos corticosteroides, vitales en algunas condiciones, aumenta el riesgo de desarrollar este tipo de osteoporosis.

Medicamentos antiácidos a largo plazo, heparina, anticonvulsivos, drogas sintéticas, similares a la hormona tiroidea, aumentan el riesgo de desarrollar este tipo de osteoporosis.

Diagnóstico

Las pruebas que establecen la densidad ósea son la herramienta que puede poner el diagnóstico de osteoporosis. La existencia de factores favorecedores y síntomas posiblemente difusos de la enfermedad puede sugerir la necesidad de realizar estas investigaciones.

osteoporosis

Sería normal, con fines preventivos, que la prueba de densidad ósea se realice por todos alrededor de los 50 años y se repita, dependiendo del resultado y la patología general, después de 5-10 años.

Para confirmar la sospecha de osteoporosis, el médico analizará la historia clínica y realizará un examen físico. También se pueden realizar análisis de sangre y orina para comprobar el nivel de calcio y su posible pérdida a través de la orina.

La prueba confirmatoria es la densitometría ósea de rayos X de energía dual (DEXA). La densidad ósea se mide en las muñecas, cadera y columna vertebral, estas son las tres áreas con mayor riesgo de osteoporosis.

Osteoporosis Tratamiento

Si se establece el diagnóstico de osteoporosis, se puede recomendar un plan de tratamiento, que incluye medicamentos y cambios en el estilo de vida. El medicamento utilizado tiene como objetivo prevenir la pérdida de masa ósea, es decir, compuestos de bisfosfonatos.

Al mismo tiempo, se debe aumentar la ingesta de calcio y vitamina D. La terapia con estrógenos en las mujeres después de la menopausia implica una serie de riesgos, como coágulos, enfermedades cardíacas y ciertas formas de cáncer. Estos tratamientos se aplican sólo bajo estricta supervisión médica en casos especiales.

Dieta recomendada para la osteoporosis

Dieta recomendada para la osteoporosis

En condiciones donde el medicamento tiene muchos efectos adversos, la nutrición y los tratamientos naturales (y estos solo con la recomendación del médico, ya que son fuentes de hormonas vegetales con el mismo efecto que las humanas) son una mejor solución, lo que da resultados.

Por lo tanto, una mayor ingesta de calcio y vitamina D es obligatoria. El calcio es un elemento clave para la densidad ósea, y la vitamina D interviene en su fijación. Los alimentos que son buenas fuentes de magnesio y fósforo también están indicados, como el arroz integral, el arroz integral, los granos integrales.

En la dieta recomendada para la osteoporosis, deben incluirse al menos cinco porciones diarias de frutas y verduras (verduras verdes, en particular, cítricos y bayas).

Una ingesta constante de pescado (agua dulce, preferiblemente) es útil. Muy importante es la reducción de la ingesta de sal, azúcar y grasas saturadas.

Prevención de la osteoporosis

La osteoporosis se puede prevenir. La nutrición adecuada y el ejercicio regular pueden reducir sustancialmente el riesgo de desarrollar la enfermedad.

El movimiento de resistencia física, subir escaleras, sentadillas, entrenamiento con pesas aumentan la densidad ósea, a través del efecto de movilización de los músculos que «tiran de los huesos». Por lo tanto, la superficie, la estructura de la fuerza del hueso se fortalece.

Los ejercicios físicos también son útiles después de que la enfermedad se ha establecido, pero solo deben hacerse con supervisión médica, en programas bien pensados, para evitar cualquier riesgo.

La ingesta diaria correcta de vitamina D y calcio, dejar de fumar, limitar drásticamente el consumo de alcohol y bebidas gaseosas dulces son buenas maneras de prevenir la osteoporosis.

Causas de la osteoporosis

Los huesos están en una regeneración continua – nuevas estructuras óseas se forman permanentemente, mientras que las estructuras óseas viejas se reabsorben. En la juventud, el cuerpo forma nuevas estructuras óseas más rápido de lo que destruye las viejas, por lo que la masa ósea aumenta.

Pero después de llegar a la edad de 20 años, este proceso se ralentiza. Hay una serie de factores que contribuyen a la aparición de la osteoporosis.

Edad: A medida que envejecemos, el riesgo es mayor porque el cuerpo no puede mantener un equilibrio entre la formación de nuevas estructuras óseas y la absorción de las viejas.

Intervenciones quirúrgicas: Las intervenciones quirúrgicas, especialmente después de cierta edad, pueden tener un impacto en la densidad ósea.

Fractura: Las fracturas repetidas pueden indicar un mayor riesgo de osteoporosis porque sus huesos son obviamente frágiles.

Dieta baja en calcio y vitamina D: Una dieta baja en calcio y vitamina D puede afectar la densidad ósea, aumentando el riesgo de osteoporosis. El calcio juega un papel importante en el mantenimiento de la masa ósea, mientras que la vitamina D ayuda al cuerpo a absorberla.

Trastornos hormonales o endocrinos: Los trastornos hormonales en el cuerpo también pueden contribuir a la pérdida de densidad ósea, aumentando el riesgo de osteoporosis. Varias hormonas contribuyen a la regulación de la densidad ósea, incluyendo las hormonas paratiroideas u hormonas de crecimiento.

Tabaquismo y alcohol: Fumar también es dañino para el sistema óseo, no sólo para el sistema cardiovascular y respiratorio. Para reducir el riesgo de osteoporosis y fracturas es mejor dejar de fumar y el alcohol consumido en exceso puede favorecer la debilidad ósea y las fracturas repetidas.

Leave a Reply